viviendoelcambio » Un viaje personal hacia la abundancia y la transformación

Masthead header

agentes de cambio 21×6 – inspiraciones de abril

Todos los días 21, hasta mayo de 2015, agentes de cambio compartiendo sus respuestas a estas preguntas:

  • 1. En unos tiempos interesantes en que hablamos de ser el cambio que queremos ver en el mundo, ¿qué es para ti vivir el cambio?
  • 2. ¿Cuál ha sido el aprendizaje más sorprendente de vivir tu cambio hasta el día de hoy? ¿Por qué?
  • 3. En ese viaje de transformación, queremos andar ligeros. ¿Qué tres “cosas” te llevarías (o llevas) en la bolsa de viaje?
  • ¡Muchas gracias!

    Esta es la última edición de la ronda de agentes de cambio, con estas preguntas… al menos por ahora.

    Ronda_AbrilPINIMAGE

    Toni Lodeiro


    Toni LodeiroPINIMAGE
    Revista Opcions
    Consumir Menos, Vivir Mejor

    1.

    ¿Sabes qué? Si tuviese que definir mi gran pasión con una sola palabra, sería “cambio”. Para mí vivir el cambio es, en primer lugar satisfacer una necesidad que me sale de dentro, que nace, supongo, de una gran curiosidad y un inconformismo que reconozco como elementos muy “de siempre” en mi vida. Y esta sed de cambio me ha abierto a muchas personas, experiencias, aventuras, aprendizajes, emociones… en resumen, a mucho disfrute y mucho crecimiento personal (con sus consiguientes dolores de cabeza y de corazón, claro), por los que me siento afortunado y agradecido.
    También recuerdo como algo muy antiguo en mí una gran atracción por la “justicia”.
    En consecuencia, supongo que vivir el cambio es para mí es una necesidad “de salud”, ya que si viviese de espaldas a estas vocaciones y búsquedas que el cuerpo me pide me imagino que lo pagaría con desazón e insatisfacción. Me gusta esta sensación de no vivir el cambio y la coherencia sólo como una imposición o un deber “moral” sino como una liberación.

    2.

    No sé si sorprendentes pero se me ocurren algunos aprendizajes muy valiosos:

    -El cambio social es imposible sin el cambio personal, pero también viceversa. En la revista Opciones (Consumo y estilos de vida transformadores) hablamos de tres esferas de cambio: la personal, la comunitaria y la social (las reglas del juego). Me sirve mucho esta clasificación para entender la realidad y el cambio (si os pica la curiosidad, podéis leer este texto y perderos por los enlaces que ofrece)

    -Es esencial, para que el cambio sea sostenible, vivirlo en clave de liberación y no como carga. En este sentido, la culpa y el perfeccionismo son grandes enemigos. Y el placer, la paciencia y la flexibilidad, grandes aliadas. Un cambio, por pequeño que sea (cambiarnos a la banca ética, comenzar a llevar bolsa de tela a comprar el pan, subir unos cuántos pisos por las escaleras en vez de en ascensor…) al mes puede parecer poco, pero al cabo de 4 años, si miramos atrás y comparamos nuestra vida con cómo era hace 48 cambios (48 meses, 4 años), nos llevaremos una grata sorpresa

    -El cambio es mucho más fácil cuando es compartido. La soledad, el sentirnos el/la bich@ rar@… son grandes enemigos del cambio. Por eso, iniciativas comunitarias y convivenciales como los grupos de consumo, los huertos comunitarios o las redes de intercambio tienen un valor muy superior al cambio material que impulsan, el de las relaciones personales, y el empoderamiento que produce el fortalecer el “tejido social”.

    -La moralina y las actitudes exigentes, culpabilizadoras, aleccionadoras… “queman” a quien las “ejerce” y a menudo alejan a quien las recibe del cambio. La exigencia de límites (que se prohíban o carguen económicamente las bolsas de un solo uso o que se cierren zonas de las ciudades al coche privado, por ejemplo), es necesaria y funciona para cambiar las reglas del juego, pero en las relaciones personales directas hace falta mucho más arte, “cintura” y paciencia, y a menudo funciona mejor el “ejemplo silencioso y tolerante”. La aceptación de que el cambio es y será (más o menos) lento y forzando los ritmos sólo conseguiremos quemarnos puede ayudarnos a disfrutar el camino y, además a, desde este placer que irradiamos ¡seremos mucho más contagios@s!

    Sobre estas últimas cuestiones de “cómo vivir a contracorriente sin amargarnos en el intento” nos extendemos tanto en numerosos artículos de la revista Opciones (especialmente en la serie de “el diván” que publicamos hace unos años) como en la primera parte de mi libro “Consumir menos, vivir mejor”.

    3.

    Ilusión, alegría y mucha aceptación y paciencia.

    Heloise Buckland


    HeloisePINIMAGE
    Avalon Sustainability School
    Barcelonya

    1.

    We live in interesting times and speak about being the change we want to see in the world. What’s living the change for you?

    I’m inspired, challenged and humbled by the opportunity to live in a time our species has never lived before; where the lucky ones of us have the choice to either be part of the transition to a more peaceful and resilient future or simply join the collective tumble into chaos. I live this change through …
    … the food I eat: five years ago my partner and I helped to set up an organic food cooperative. This has evolved into a self-organizing network of fifty families who support local farmers, enjoy a communal vegetable garden and celebrate bi-annual farmers markets, in a city.
    … the roof I share: I have never had my own washing machine, electricity bill or internet connection and hope I never will! I enjoy living in a small collective of 8 others inspired not only to share resources but also to inspire change in others through art, awareness and nature.
    … the work I do: I strive to create learning environments that empower individuals to take an active role in creating a more resilient communities, capable of adapting to the changes already upon us, but also reversing some of the spiraling trends that could take us beyond all limits.

    (Traducción: Me siento inspirada, desafiada y humilde por la oportunidad de vivir en un tiempo que nuestra especie nunca antes ha llegado a vivir; en el que los afortunados tenemos la oportunidad de ser o bien parte de la transición a un futuro más pacífico y resiliente o bien de simplemente unirse al descalabre colectivo hacia el caso. Vivo este cambio a través de –
    – la comida que como: hace cinco años mi pareja y yo ayudamos a poner en marcha una cooperativa de consumo ecológico. Ésta ha evolucionado hacia una red autoorganizada de cincuenta familias que dan apoyo a los agricultores local, disfrutan de un huerto comunitario y celebran mercados del agricultor de forma bianual, en una ciudad.
    – el techo que comparto: nunca he tenido mi propia lavadora, recibo de electricidad o conexión a internet y espero no tenerlos nunca! Disfruto de vivir con un pequeño colectivo de otras ocho personas con el deseo no sólo en compartir recursos sino de inspirar el cambio en otros a través del arte, la conciencia plena y la naturaleza.
    – el trabajo que hago: me esfuerzo en crear entornos de aprendizaje que empoderen a los individuos a asumir un papel activo en la creación de comunidades más resilientes, capaces de adaptarse a los cambios que ya tenemos encima, y a la vez también capaces de revertir las tendencias en barrena que nos podrían llevar más allá de todos los límites.)

    2.

    Which has been the most astonishing/amazing learning from your living your change experience till now?

    The realization that “there is no one in the driving seat”, and that sometimes surrendering to what is with eyes wide open is the best you can do. This came to me after a year and a half of failed attempts at trying to create a community (writing visions, looking for land, holding meetings). When we finally stopped trying, and took the time to appreciate what we already had, community came to us.

    (Traducción: Darme cuenta de que “no hay nadie en el asiento del conductor”, y de que a veces rendirse a lo que es con los ojos bien abiertos es lo mejor que puedes hacer. Esto me llegó tras un año y medio de intentos fallidos de crear una comunidad (escribir visiones, buscar terreno, hacer reuniones). Cuando finalmente dejamos de intentarlo, y nos tomamos el tiempo de apreciar lo que ya teníamos, la comunidad llegó a nosotros.)

    3.

    We want to travel lightly through this transformational journey. Which three “things” will come with you no matter what?

    Self care. Looking after yourself in the way you know best (in my case yoga, running in the woods and tasty local beer seem to do the trick).
    Humour. Being able to take everything with a healthy pinch of something spicy, to remind yourself on a daily basis that life is way too short to take yourself too seriously.
    Networks. The strength that comes from being part of a complex web of relationships – the more diverse the better. Fill your boots with a good dosis of social capital (i.e. relationships of different types) to maximize your potential of bringing about the systemic change everyone, everywhere deep down, truly wants to see.

    (Traducción: El autocuidado. Cuidar de mí misma de la mejor forma que sepa (en mi caso el yoga, correr por los bosques y la sabrosa cerveza local parecen cumplir la misión.
    El humor. Ser capaz de tomárselo todo con una pizca saludable de algo picante, para recordarse a uno mismo de forma cotidiana que la vida es demasiado corta para tomarse a uno mismo demasiado en serio.
    Las redes. La fuerza que emerge de una buena dosis de capital social (es decir, de relaciones de diversos tipos) para maximizar tu potencial de llevar a cabo el cambio sistémico que todos, en todas partes en lo más profundo, queremos ver realmente.)

    Carlos Gil de Juan


    Carlos G. de JuanPINIMAGE
    Slowmad

    1.

    Para mi vivir el cambio, es algo que va del interior al exterior. Es como respirar, necesitas llegar al interior para luego salir al exterior y en ese ir y venir en péndulo se vive. Pero vivir el cambio auténtico es ir más allá. Sencillamente creo que consiste en vivir conectado a tu fuente interna, el propósito que da sentido a tu vida y que hace que todo fluya y tus talentos emerjan y afloren para desarrollar pasiones allí fuera, haciendo lo que te gusta, creando un cambio en tu vida e inspirando a otras personas. Pero esto no es algo fácil, la mayor parte de la gente no sabemos respirar bien, y no sabemos conectar con esa fuente. Yo estoy en ese proceso, creo cada vez respiro mejor para llegar a esa fuente y vivir un autentico cambio. Mientras sigamos respirando mal, seguiremos dejando que el cambio externo nos cambie a su antojo, perdiendo la oportunidad de ser naturalmente nosotros mismos.

    2.

    Humildemente, siento estar en los comienzos de este camino personal al que antes he relacionado con vivir el auténtico cambio. Pero, si tengo que destacar un aprendizaje de este comienzo del proceso, destaco el hecho de que ahora soy más consciente de mi día a día, es decir estoy menos en el pasado y futuro, y más en el presente, en la vida real, donde realmente poder construir un cambio.

    3.

    Cada vez me desapego más de las cosas materiales, buscando una vida más sencilla, más “slow”, por lo que en este sentido uno ya se siente más ligero. Sobre que tres cosas me llevaría en la mochila para este viaje de transformación…dejando cosas fuera también importantes, destaco el propósito de vida para guiar eficazmente la energía, el aprendizaje de las experiencias para seguir mejorando en el cambio y por supuesto el amor la gran fuente de abundancia para inspirarnos y alimentar nuestras vidas, haciendo con ello un mundo más feliz, abierto y acogedor.

    ¿Cuáles serían tus respuestas a estas preguntas? ¡Compártelo en los comentarios!

    En mayo os cuento las mías… 😉

Inicio entradaCompártelovía emailCompárteloen FBTuitéaloSuscríbete

Nunca se va a publicar o compartir tu email :) Es necesario rellenar los campos marcados ;) *

*

*